Continuar al contenido
Disfruta la cuarentena: Envío gratis por compras de $100.000
Disfruta la cuarentena: Envío gratis por compras mayores a $100.000
La fiesta privada de Amaranta Hank- Lluvia Navideña

La fiesta privada de Amaranta Hank- Lluvia Navideña

Siempre había deseado con asistir  a algún evento de Amaranta Hank, he seguido toda su carrera como periodista, escritora y actriz porno y debo admitir  que las pajas que me había hecho con sus vídeos habían despertado en mí esa curiosidad por conocerla y verla en uno de sus shows.

Estaba por celebrar mi cumpleaños número 32  y mis amigos como de costumbre querían festejarlo con algo diferente, esta era la ocasión perfecta a la que no podía faltar. 

Llegamos al lugar, The Secret Garden, un pub erótico donde las personas asisten a tomarse una copa, compartir con amigos, conocer personas y porque no, cumplir con alguna que otra fantasía. La cita estaba programada para las 9 de la noche y el nerviosismo cada vez más se apoderaba de mí, no podía creer que iba a ver a la mismísima Amaranta en vivo.

Llegamos antes para asegurarnos de no perdernos absolutamente de nada. Ya habían varias personas, muchos hombres solos, -qué curioso-, pensé, pero entre tanto macho deseando por tener sexo la observé. Una morena delgada, cabello negro hasta la cintura, unas caderas prominentes, unos senos chiquitos pero redondos y una sonrisa que conjugaba a la perfección con su pulida cara. ¡Una diosa! La observé por espacio de tres minutos, el tiempo suficiente para armar en mi cabeza una película porno dirigida por Nacho Vidal. 

La expectativa por ver a Amaranta se iba haciendo más fuerte, también porque en el lugar la energía es diferente. 

A las 10 de la noche salió ella, con la parte de arriba de lo que sería un vestido de baño de color rojo, unos shorts muy cortos que no dejaban mucho a la imaginación, tacones plateados y brillantes, ¡una mamacita!, en ese momento sentí como el amiguito de abajo, -mi pene-, se despertaba en medio de la euforia que causó su salida. Se montó a la tarima, saludó de manera cariñosa a todos los asistentes y prometió que aquella noche sería inolvidable. 

En sus redes sociales publicó que su fiesta se llamaba “Lluvia navideña” ya que habría un show de Squirt a lo que les expliqué a algunos de mis amigos en medio de su desconocimiento de qué se trataba esa palabra. 

El término hace referencia a la eyaculación femenina. Cuando una mujer alcanza el orgasmo libera de manera involuntaria un líquido acuoso que es el indicador de máximo placer alcanzado en ellas, así que lo que estábamos a minutos de observar no me lo podía perder, sin duda el nombre de la fiesta hacía referencia a una lluvia de sexo, lujuria y pasión.

La temperatura del lugar fue creciendo a medida que transcurría la noche y el trago que me estaba tomando también hacía efecto. Las ganas por verla eyaculando estaba despertando en mí, mi lado más morboso y pecaminoso.

Ella no estaba sola, tres mujeres igual de hermosas la acompañaban en medio de la multitud. Una morena alta, de nalgas grandes; una mujer tatuada y una trigueña hacían el papel de animadoras mientras le sonreían a los hombres que estaban en el lugar.

La voz de amaranta a través del micrófono marcaban el inicio de la fiesta, para empezar reunió por medio de sus amigas cinco camisetas de hombres o mujeres que estuvieran dispuestos a quedarse sin la parte de arriba. Lo consiguió.

Luego sacó a tres hombres para que se subieran a la tarima, uno de ellos se lució y ganó un dildo. Después para calentar aún más la noche, se subieron tres mujeres hermosas pero físicamente muy diferentes. Me causó curiosidad que las mujeres fueran más arriesgadas que los hombres, debió ser porque entre mujeres se entienden, pensé. Una de ellas se quitó el brasier, bailó, se robó el show y ganó.

La fiesta no paró.

La música amenizaba la ocasión y sonó una de mis canciones favoritas, esa que dice: “Estar soltera, está de moda, por eso ella no se enamora…” y la sexy morena que había visto a la entrada, la estaba cantando a todo pulmón. La miré y quise sacarla a bailar pero se acabó la canción, un acto de cobardía fallido.

The Secret Garden nació con la idea de desmitificar el erotismo y donde su temática principal es que las personas vivan una noche llena de sensualidad sin ser vulgar y con mucho estilo. El lugar cuenta con dos ambientes: el primer piso que funciona como bar, mientras que en el segundo piso, es un sitio en el que puede pasar absolutamente de todo, pero siempre con respeto, con razón había escuchado a una de las anfitrionas decir que lo que quedaba en el segundo piso, se quedaba en el segundo piso, eso despertó más ese lado oculto y oscuro que tenemos los seres humanos.

Por fin llegó la hora que tanto había estado esperando. Amaranta anunció eufórica la presencia de Sátiro, un man que es un máster en Squirt y da conferencias respecto al tema.  Salió vestido de papá noel y se subió a donde estaba ella para dar comienzo al show, en compañía de una de sus amigas.

Él se puso un guante, ella se acostó en el sofá, su amiga también. Él introdujo los dedos en la vagina de Amaranta y como un taladro comenzó a masturbarla, la tensión del lugar cambió. El morbo se apoderó de cada uno de los espectadores. Yo y mis amigos estábamos extasiados por lo que estaba ocurriendo. No se demoró ni 5 minutos y a chorros todo salió, al mismo tiempo que su amiga también eyaculaba. La gente aplaudía, otros gritaban, mi pene se paraba. No lo podía creer, por fin había cumplido una de mis fantasías, verla a ella en persona y verla eyacular, en definitiva puedo decir que valió la pena todo y que mi cumpleaños sí que fue muy diferente a todos los demás.

Artículo anterior El día que me reencontré con mi ex
Siguiente Artículo ¿Puede la pornografía afectar nuestras relaciones de pareja?

Comentarios

KEcHjNPyGprfMO - enero 15, 2020

WsKfjDmOuEtgPBRA

sUvxMtGbzS - enero 15, 2020

YqMtAnwuCFQoeH

gdVsGNBPpCjSRMY - enero 14, 2020

FAznWguP

RoDYaWLAFqhHkSb - enero 14, 2020

HCuGIpkcrK

Deja un comentario

* Campos requeridos