Continuar al contenido

ENVÍOS GRATIS por compras desde $150.000

Envíos gratis por compras desde $150.000

Cómo durar más en la cama

Cómo durar más en la cama

Según un estudio, publicado por la revista "Journal of Sexual Medicine" la media del tiempo de una relación sexual sin tener en cuenta los preliminares, es de 5 minutos y medio, un análisis de la Universidad Estatal de Pensilvania determinó que, para que la relación sexual sea satisfactoria, esta debe durar entre 7 y 13 minutos ¿mucho o poco? Lo cierto es que cada persona y cada pareja son un mundo aparte y una marca establecida por otros no debería ser una meta que debamos alcanzar o superar.

Se ha creado el mito que la eyaculación precoz o la falta de control eyaculatorio proviene de las prácticas de masturbación. La masturbación es la primera y mas importante practica en todo ser humano y también es la más importante guía para tener un mejor rendimiento sexual, permitirnos conocer nuestros mapas de placer y a su vez compartirlo con nuestra pareja, no obstante en muchas ocasiones la forma en la que se practica la masturbación es la causante de comprometer el control eyaculatorio, es decir, se compromete la forma en que el cerebro está respondiendo ante los estímulos; si desde adolescentes la masturbación es estimular el pene y alcanzar el orgasmo a los 30 segundos pues el cerebro, los nervios de la espina dorsal y la pelvis ya van a tener una comunicación que se va a traducir en: me tocan o me tocó y me vengo, porque ese eyacular se convierte como en un estornudo, o sea por más que quieras controlarlo no lo vas a lograr. Por eso hay que reeducar y desaprender ese como te has estado masturbando.

La eyaculación masculina, aunque es un momento distinto al orgasmo masculino, la gran mayoría de los hombres tiene conectado estos dos procesos, por medio de la masturbación dirigida y con una una clave muy importante que se llama conciencia sensorial se podrá quitar todo el peso del placer a los órganos sexuales, en este caso al pene.

Masturbación dirigida

Tiene que ver con la forma en la que el cerebro empieza a interpretar los estímulos, normalmente los hombres se van directo a estimular el pene,  pero en esta ocasión hay que comenzar por deslizar las manos (con una muy buena lubricación) desde las rodillas hasta la entrepierna por la parte de adentro de los muslos para luego llegar hasta la zona pélvica (ingles y pubis) facilitando la vasodilatación, con este estimulo se va a ir despertando todas esas terminales nerviosas, irrigando de sangre la zona y el cerebro estará alerta, la idea es ir preparándolo de menos a mas y que interprete como si se estuvieras con una persona, que esos masajes se traducen a besos, caricias, acercamiento, palabras. Una vez se haya llegado hasta los testículos, masajearlos, estimularlos, explorarlos y dejar para el final el pene.

Es importante identificar el punto de no retorno, que es ese instante en el que se siente la inminencia eyaculatoria y no se tiene control, ni siquiera se percibe o en otras ocasiones se quiere controlar, pero no se logra. ¿Cómo vamos lograr identificarlo y manipularlo?

Seguimos el masaje, ahora sí en los genitales, hay que tomar el pene desde la base (erecto) e ir subiendo con los dedos lentamente y devolviéndose antes de llegar al glande varias veces para luego sí trabajar sobre él, probablemente ya se pueda empezar a identificar el punto de no retorno, si no se logra detectar y se produce la eyaculación, no hay de que preocuparse, se va a ir aprendiendo a controlar la eyaculación con el tiempo, y cuando se logra detectarla hay que detenerse, respirar y apretar las nalgas lo más que se pueda tratando de elevar el suelo pélvico mientras se respira lenta y profundamente.

¿Cómo finalizar la masturbación dirigida?

Una vez se produce la eyaculación probablemente se pierda la erección hay que reiniciar con los estímulos previos, recordar que se está educando al cerebro y ayudarlo a redimensionar las caricias y los estímulos, no es eyacular y se acabó, porque eso es enseñarle que una vez se eyacula ya no puede reactivarse, hay que regresar con los estímulos en la base del pene, nuevamente en el glande, perineo, ingles y pubis y se cierra controlando la respiración. Todo este nuevo código va a ser nuevamente leído por el cerebro y lo va a reinterpretar, todo necesita su tiempo, se puede hacer dos o tres veces por semana para ir teniendo un mejor control eyaculatorio.

Preservativos Retardantes

Los condones contribuyen a disminuir un poco la sensibilidad del pene, lo que puede ayudar a retardar la eyaculación. Los preservativos retardantes son una excelente opción mientras se disfruta de un sexo seguro. Estos preservativos contienen agentes como lidocaína y benzocaína, que hará que la eyaculación se tarde un poco más, ambos componentes actúan como analgésicos, esto quiere decir, que durante el acto sexual soportará una mayor estimulación y su eyaculación será tardía, otra excelente opción son los retardantes, que ayudan a controlar la eyaculación precoz.

Acudir a un profesional de la salud si no se tiene los resultados esperados, la eyaculación precoz tiene un impacto sobre quien la padece y su pareja. Hablar sobre esto y tratarlo es fundamental.

Artículo anterior El orgasmo
Siguiente Artículo ¿Qué es el Clittage?

Deja un comentario

* Campos requeridos